Cómo maquillar los ojos con la técnica tightlining

Oct 2, 2015 | Ojos

Constantemente se están desarrollando nuevas técnicas para maquillar los ojos y conseguir enmarcarlos de una manera u otra, en función del resultado que queramos conseguir.  Por un lado, el objetivo será destacar esta zona con colores y formas atrevidas que den un punto de fuga en nuestro rostro, mientras que por otro, se inclinará hacia la sencillez y la naturalidad, dependiendo de la ocasión.

También podrá variar por el estilo de cada persona, el estado de ánimo, la rutina que tenga en cuestiones de maquillaje y a veces, incluso, lo que quiera transmitir en ese momento. No olvidemos que el maquillaje es parte de nuestra señal de identidad y un reflejo de nuestra personalidad.

Pero en lo que sí que estaremos de acuerdo la mayoría es que, lo que buscamos en el maquillaje del día a día, tanto para ir al trabajo, a las clases o cualquier acción matutina y rutinaria, es la extrema sencillez, discreción y simplicidad de ejecución.

En otras palabras, queremos dar la sensación de estar perfectas sin un exceso de maquillaje que quede poco natural. Por ese mismo motivo nos encontramos en el auge de las técnicas de maquillaje naturalistas y de efecto “cara lavada”, que te permiten estar impecable sin excederte en la artificialidad.

Y como no queremos que os quedéis atrás en las últimas técnicas para maquillar los ojos y conseguir un look natural, os traemos el nuevo método de tightlining, la nueva técnica que debes añadir en tu rutina de maquillaje. Si estáis a favor del aspecto natural, ¡estate atenta!

La técnica del tightlining

A veces llamado el eyeliner invisible, el tightlining se logra cuando se aplica delineador en los ojos, pero no por encima o por debajo de la línea de las pestañas, sino en el párpado interior, es decir, por la línea de agua de las pestañas.

La idea es imitar el espacio natural de la oscuridad creada por la base de tus pestañas y, a menos que se preste detenida atención o se mire muy de cerca, da la sensación de no haberte aplicado ningún producto.

Es un método genial para todas aquellas que tienen menos destreza en el arte de delinear el párpado. En este caso, gana la facilidad de elaboración sin riesgos de hacer un mal acabado, pero sí que hay que estar muy atentas a que ambos ojos queden iguales. Es decir, misma proporción, misma cantidad, misma longitud, que no se vea desordenado.

tightliningImagen: Xovain.com

Y para conseguir esta simetría, el secreto es aplicarlo de un sólo trazo, un ligero deslizamiento, sobre todo en el borde del ojo más cercano al globo ocular, sin parar en el proceso. Un movimiento rápido y limpio.

Si se interrumpe el movimiento y se retoma en el borde de los párpados, obtendremos un extraño golpe visual que interferirá en el efecto natural que queremos conseguir. Por eso, es recomendable tener a mano bastoncillos de algodón que nos ayuden a corregir cualquier error durante el proceso.

Recomendaciones para el tightlining

La forma más sencilla es utilizar un lápiz delineador muy afilado, para tener más cuidado y total precisión cuando nos encontremos en las proximidades de los globos oculares. Aplícalo entre las pestañas con suaves movimientos, para que pueda cubrir hasta los huecos más pequeños entre ellas.

Aplícalo siempre desde un lado hasta el otro, consiguiendo una línea completa. Nunca se debe aplicar a fracciones, pues resultaría caótico y poco favorecedor.

Una vez terminado el delineado interior, se pasará a comprobar que se ha conseguido una línea completa y limpia, sin áreas de la línea de agua sin completar.

[style]

tightlining-cazcarraImagen: hantasticbeauty.blogspot.com

Con la práctica se irá consiguiendo una mayor soltura en la definición de las líneas y el control de tus párpados interiores, una zona que es comúnmente desconocida y, por tanto, cuesta hacerse con ella al principio.

Pero tranquila, porque una vez que tengas tu rutina del tightlining perfeccionada (y tu pulso moderado), podrás probar este mismo método con un delineador líquido de punta fina, si lo que estás buscando es un look más atrevido.

Sería aconsejable que el eyeliner líquido que utilices sea waterproof, porque la línea de agua de las pestañas está en contacto directo con el ojo, que interferiría en la permanencia del producto.

Pero si en cambio, utilizas esta técnica de maquillaje de ojos para tus salidas diurnas o más formales, abogando por la sencillez, utiliza lápices delineadores de colores negro, marrón, blanco o incluso una combinación de éstos, que te ayude a iluminar aún más la mirada.

Combina este proceso con una piel limpia, una ligera aplicación de base de maquillaje y las cejas debidamente peinadas y sujetas con un fijador, que nos permitirá mantenerlas ordenadas.

Junto a esto, y siempre que se tenga tiempo, se le añade un rizo rápido con el rizador de pestañas, sin aplicar ni gota de máscara, una vez más apostando por la naturalidad.

rizador-pestañasImagen: cdn.sortra.com

Sin olvidarnos de los labios, donde optaremos por un labial en tonos nude, rosas claros o naranjas, muy difuminados. Es cuestión de gustos y, por supuesto, del enfoque y sencillez que pretendas obtener.

Múltiples posibilidades

Esta técnica se aplica sobre todo en la parte superior de los párpados interiores, pero cada uno debe adecuarse a sus necesidades. Algunos dejan las pestañas inferiores al descubierto, pero si tienes los ojos pequeños o simplemente quieres enmarcar e intensificar más tu mirada, maquillar la parte inferior es la mejor solución.

También se abogará por reforzar más la parte superior con una línea más gruesa, más definida y más endurecida que la de abajo, aplicando aquí un tightline ligeramente más suave.

técnica-maquillajeImagen: Vogue.com

Y es que el tightlining no se trata de una técnica de maquillaje de ojos aislada, sino el complemento de un look sencillo, o el elemento de equilibrio que contraste con otro punto sobrecargado en el rostro.

Ve practicando esta técnica porque el tightlining se convertirá en tu mejor aliado para conseguir una definición y profundidad adicional.