Consejos para convertirse en una buena maquilladora profesional

Ene 8, 2016 | Trabajar en estética y belleza

La labor del maquillador profesional es una de las más respetadas en el sector de la imagen personal, y es que se trata de un experto en imagen que consigue amoldar el look de cualquier persona a sus propias características, así como a las tendencias del momento y a las circunstancias de cada ocasión, basándose únicamente en técnicas de maquillaje profesional.

Es por ello que cada vez son más las chicas y chicos que aspiran a convertirse en un auténtico maquillador o una inmejorable maquilladora profesional. Son amantes de la imagen, la belleza, la moda y las tendencias, que cuentan con todo un potencial por explotar y que sólo necesitan dar el paso para lograr su objetivo.

Pero ser una buena maquilladora profesional no es cuestión de un día. Se trata de una profesión compleja en la que se unen múltiples campos de estudio, como la piel y sus patologías, el visagismo del rostro, el conocimiento de los colores y sus gamas, y, sobre todo, el uso y aplicación de los diferentes productos.

¿Estás interesado/a en nuestros cursos de maquillaje? Clica aquí

 

Son muchos los elementos que cuentan a la hora de catalogar a un profesional como un buen maquillador. Además de su necesaria formación, la continua renovación, la capacidad multifuncional o el cumplimiento de las normas de higiene a la hora de ofrecer un servicio, entre otros, también se convierten en aspectos imprescindibles.

Si eres un apasionado del maquillaje y estás decidido a convertirte en un buen maquillador o maquilladora profesional, no te pierdas lo que te mostramos a continuación.

Una serie de consejos que te servirán de guía y te permitirán aplicarte al máximo para lograr lo que te propongas.

¡Toma nota!

Formación imprescindible

La formación de cualquier profesional es imprescindible para adquirir los conocimientos que le permitirán desarrollar su labor, pero si hablamos de un maquillador profesional, esta formación se convierte en crucial.

maquilladora-profesional

Como hemos mencionado, un maquillador o maquilladora profesional no sólo ha de saber aplicar los productos, sino que debe conocer infinidad de conceptos relacionados con la piel, el lienzo sobre el que trabaja, además de otros muchos factores que inciden decisivamente en el resultado de su trabajo.

Por ello, uno de los principales consejos para ser un buen maquillador profesional es obtener una completa y extensa formación que te proporcione las bases de un maquillaje profesional de calidad.

Apuesta por cursos en los que se aborden todo tipo de contenidos relacionados con el maquillaje, presta atención al temario del curso y su duración, infórmate sobre el profesorado y asegúrate de contar con horas prácticas en las que poder desarrollar tus conocimientos.

Una vez que tengas elegido tu curso ideal, ¡a por él!

Banner maquillaje profesional

[style]

Renovación y reciclaje

Cuando un profesional del maquillaje ya cuenta con una formación básica, toca afianzar conocimientos, renovarse y reciclar lo aprendido. El trabajo del maquillador siempre está en constante evolución, por lo que su también constante formación es otro de los grandes consejos para ser el mejor.

maquilladora-profesional

Existen infinidad de cursos intensivos de maquillaje que permiten al profesional reforzar aquellos conocimientos que tenía olvidados, además de especializarse en otros ámbitos en los que no ha trabajado demasiado o cuenta con menos formación.

Y es que el maquillaje profesional cuenta con numerosas áreas especializadas, como el maquillaje de novias, el maquillaje de fiesta, el maquillaje de fantasía, la caracterización y los efectos especiales, etc.

Profesional todoterreno

En relación con la renovación y el reciclaje de un maquillador profesional, también podemos hablar del concepto “profesional todoterreno”. Se trata de un término que hace referencia a las múltiples tareas a las que puede hacer frente, con éxito, un maquillador o maquilladora profesional.

maquilladora-profesional

Esta capacidad multidisciplinar depende, en parte, de la capacidad de cada individuo, aunque la formación continuada y especializada juega el papel más importante.

Como hemos mencionado, el maquillaje profesional cuenta con numerosos ámbitos en los que el profesional se puede especializar mediante cursos intensivos.

La realización de este tipo de cursos hará que el maquillador cuente con una mayor formación, pudiendo ofrecer diferentes servicios, en función de las necesidades de sus clientes, y consiguiendo ser un perfecto profesional todoterreno.

Tendencias y creatividad

Otro de los grandes consejos para ser un buen maquillador es el desarrollo de la creatividad y la constante información sobre tendencias. Hay que tener en cuenta que el maquillaje se considera un mundo a caballo entre el arte y la moda, dos ámbitos en los que la creatividad y las nuevas tendencias están a la orden del día.

maquilladora-profesional

Por ello, para poder estar siempre actualizados y ofrecer los mejores servicios, permanecer al tanto de lo que pasa en las grandes pasarelas de la moda es uno de los requisitos primordiales.

Esto hará posible que puedas ofrecer diferentes looks a los clientes, así como maquillar a una novia a la última moda o brillar con luz propia en un desfile de alta costura.

¡Tú pones los límites!

Junto a esto, la creatividad, el motor de trabajo de todo maquillador. Como hemos comentado, el rostro es el lienzo con el que trabajo el maquillador, y por tanto, un lugar donde plasmar toda su creatividad para crear belleza, fantasía o personajes de ficción.

Deontología del maquillador

Y por último, la deontología del maquillador, uno de los principales consejos. Se trata de la aplicación de una serie de normas que el profesional conoce desde su formación básica, y que hacen referencia al trato con los clientes y las normas de higiene.

maquilladora-profesional

Este tipo de procedimientos son importantísimos para cualquier maquillador, ya que no hay que olvidar que su trabajo les hace estar en constante contacto con la piel de otras personas, lo que hace absolutamente necesario tener en cuenta una serie de normativas de aplicación obligatoria para obtener los mejores resultados sin olvidar el cuidado y la salud.

Formación, renovación, multidisciplina, tendencias, creatividad y deontología. Es todo lo que necesitas para convertirte en un buen maquillador o maquilladora profesional.

Nosotros ya te hemos proporcionado algunos consejos, ahora te toca a ti apostar por tu pasión y convertirte en un auténtico profesional.

¿Estás preparado?